Madrid

patricia-fernandez Por Patricia Fernandez

13 de agosto de 2012

¡Al rico helado madrileño!

¡Al rico helado madrileño!

Hacemos un recorrido por las mejores heladerías de Madrid

Ver todas las noticias de Madrid

Hay que olvidarse del tradicional helado de barra entre dos galletas de barquillo, ahora lo que se lleva son los helados innovadores, los que sorprenden por su sabor y los que son totalmente artesanales. Los hay de jengibre, de zanahoria, de maracuyá, de natillas con coco tostado…¿dónde?, pues en la heladería Giangrossi, ubicada en la Cava Baja 40. Un local diseñado en parte por Ágatha Ruiz de la Prada, con cómodos sofás, hilo musical y conexión wifi gratuita para que puedas hincharte a helados sin moverte del sitio.

Giangrossi

Si eres de los que te gusta probar cosas nuevas y no te importa arriesgarte en la decisión, merece la pena que vayas a la tienda Poncelet, en la calle Argensola, 27.

Poncelet

Podrás pedirte un helado de Mozzarela de Búfala, o de Pinor Noir con virutas de Parmigianino reggiano de seis años de maduración o de queso Payoyo con miel y piñones, sin duda,  para los amantes del queso. Algo más dulces, aunque también creativos son los helados de Oriol Balaguer, en José Ortega y Gasset, 44, los tienen de vainilla de Tahití, de lichis y rosas y yuzu, una mandarina asiática.

Mucho más clásica es la heladería Labonata, en la Plaza de Chueca 8, ofrece un estupendo surtido de miel y flores, de galletas maría o de naranja y piña.

Labonata

Para los que quieran ir a lo seguro y, además de tomarte un estupendo helado de fresa o leche merengada, quieran visitar una de las heladerías con más solera de la capital, en la calle Arcipreste de Hita 6, se encuentra la heladería Los Alpes, inaugurada en 1950. En sus comienzos sólo contaban con seis sabores que se enfriaban con hielo picado y salmuera, ahora cuentan con su propio obrador y unos excelentes helados elaborados artesanalmente con una buena materia prima; pistachos de Sicilia, avellanas de Reus o fresas ecológicas. Pero probablemente, se puede considerar que la mejor heladería de Madrid es La Romana, en la calle Hortaleza, 48. Son helados elaborados al momento con ingredientes frescos, no pueden venderse pasados 48 horas, no llevan colorantes, ni conservantes y, si hay un sabor agotado te lo hacen al instante.

La Romana

Con un diseño muy alejado de las clásicas heladerías, Bajo Cero, en la Glorieta de Quevedo, 6, ha buscado un local de decoración sofisticada y espacio minimalista en el que algo ha tenido que ver el diseñador Alberto Torreta y la modelo Nieves Álvarez, dotado de alta tecnología para guardar sus helados artesanales. Sorprendentes sabores como el de mascarpone con higos macerados.

Bajo Cero

Un clásico, ubicado a las afueras del centro de la ciudad, es la heladería Livorno, en la Plaza Rollo, 2, de Aravaca. Aquí encontrarás helados de piruleta, violeta, melón, níspero, hierbas aromáticas o de zuppa inglesa, con el asoseramiento de grandes chefs.

Y si la operación bikini te impide disfrutar de uno de estos helados, no te preocupes, siempre puedes pasarte por la heladería Giuseppe Ricci, en la calle Huertas, 9 y escoger entre los bajos en calorías, yogur Light, soja, sin leche o sacarosa, de arroz, con fruta fresca.

Giuseppe ricci

Publicidad

Publicidad