Madrid

patricia-fernandez Por Patricia Fernandez

21 de mayo de 2012

Crazy tea

Crazy tea

La llegada del bubble

Ver todas las noticias de Madrid

Aunque llega desde Londres, el Crazy tea no tiene nada que ver con el clásico té de las cinco de la tarde.  Esta original propuesta se originó en Taiwán y, tras recorrer Estados Unidos, Asía y gran parte de Europa, se ha instalado en el barrio de las nuevas iniciativas por excelencia, Malasaña. Apto para un público abierto de miras al que le gusta experimentar con los sabores, el Crazy tea es un local pequeño muy parecido en estética a las clásicas yogurterías con frutas que se han abierto últimamente en la ciudad: minimalista en exceso y de aspecto pulcro, con una barra donde se sirven los combinados y apenas dos mesas para sentarse.

Aunque la esencia básica es el té, esa es solo una de las opciones, ya que puedes elegir entre una  base de té rojo o verde, leche o yogurt, al que añadimos zumo de frutas y lo customizamos con unas divertidas perlas de gelatina conocidas como bubbles del tamaño de un garbanzo y que van rellenas de frutas y que al beberlas estallan en la boca.

La experiencia es un tanto sorprendente y al principio puede provocar una especie de shock, pero luego le coges el gusto rápidamente.

En su barra podrás personalizar tu té, tanto en frío como en caliente. A modo de ejemplo podrás tomarte un té verde frío con zumo de mango y bubbles de fruta de la pasión, o un té rojo frío con frutas del bosque y bubbles de fresa.

Hay tres variedades de bubbles de tapioca, elaboradas con raíces de Cassava, sin glúten y muchas vitaminas; jelly, a base de agua de coco, y jelly boom, con una explosión de sabor.

¿Raro?, muchísimo, pero merece la pena probarlo.

 

Dónde: Calle Fuencarral, 91

Web. http://www.crazyteaspain.com/

Publicidad

Publicidad