Restaurante Ruta por los vegetarianos en Madrid

patricia-fernandez Por Patricia Fernandez

28 de octubre de 2010

Alta gastronomía verde

Alta gastronomía verde

Hacemos un recorrido por los vegetarianos selectos

Ver todas las noticias de Madrid

Son muchos los vegetarianos selectos que se han consolidado en la capital, sí hemos dicho bien, “selectos”, porque hace tiempo que el prototipo de restaurante vegetariano de paredes limpias y cocina insulsa dejó de existir. Si no eres de los que siguen esa filosofía de vida, no importa, en los últimos años este tipo de restaurantes han evolucionado tanto en su cocina, como en su decoración. Los prejuicios y las ideas preconcebidas hacen que, muchas veces, nos perdamos grandes placeres de la vida, y éste es uno de ellos. Si no te gusta la cocina vegetariana, es que no la has probado.

Para empezar, hay que aclarar que el término vegetariano es muy amplio, hay varios tipos de filosofías: la más estricta, también denominada “vegana”, no consumen nada de procedencia animal, incluido la leche, el huevo, e incluso la miel. Luego encontramos a la inmensa mayoría de los vegetarianos, que simplemente han decidido eliminar el consumo de carne y pescado, muchas veces para mejorar su salud o siguiendo la filosofía de no matar animales. El término macrobiótico es mucho más complejo, se ciñe básicamente a una dieta que tiene que ver con el color de los alimentos, su ph, textura, tamaño, sabor y contenido en agua, tampoco se deben cocinar los alimentos en exceso, de manera sencilla, y sin elementos eléctricos, además de eliminar la carne y pescado de su dieta. Con esto se busca mejorar la salud y conseguir una mayor longevidad.

Esto no está reñido con las recetas repletas de sabor, contundentes y una cocina elaborada que queda muy lejos de las clásicas ensaladas, que se sirven en restaurantes románticos y alegres donde disfrutar de una comida selecta donde la buena materia prima es indispensable.

Comenzamos por el que dicen que es el mejor restaurante vegetariano de Madrid; El Vergel, ubicado en el Pº de la Florida, 53. Ofrece el 80% de su carta elaborada con productos ecológicos procedentes de su gran supermercado, que se encuentra en la planta superior. Una decoración aceptable, que intenta agradar con colores suaves y mesas de madera, pero con una carta de la que nos pediríamos todo. Platos sabrosos que harán olvidarnos por completo de que no sirven carne. Además, a media tarde, ofrece meriendas ecológicas con más de 50 tipos de infusiones.

En el centro de Madrid, en la Plaza de la Paja 10, se encuentra uno de los vegetarianos más emblemáticos de Madrid, se trata de El Estragón. Romántico como pocos, cuenta con tres pisos decorados con gusto, muchos colores y música alegre. Excelentes platos que sorprenderán a los no vegetarianos, además de una cocina dedicada a los vegetarianos puros que no toman ni huevo, ni leche.

En el Barrio de La Latina, en la calle Costanilla de San Andrés 16, Viva la vida! es posiblemente uno de los restaurantes vegetarianos más alegres de Madrid. Miles de colores y murales étnicos invitan, por lo menos, a echar un vistazo al interior. Cuenta con un buffet self service en el que se paga en función de lo que pese lo que se haya elegido, nunca se tira comida. Además te lo puedes llevar a casa, no dejes de probar su cocina de inspiración árabe, oriental y mediterránea con base macrobiótica. Todos los cereales y legumbres son orgánicos.

Con una larga trayectoria en la lista de restaurantes vegetarianos con carácter más consolidados en la capital, encontramos la Isla del Tesoro, en Manuela Malasaña, 3. Su interior te hace sentir como en un cuento de piratas, un precioso rincón secreto, muy romántico, con velas en las mesas y platos de cuidada presentación que ha sido considerado, según la revista Lonely Planet, como el mejor vegetariano de Madrid. Su cocina es innovadora, fresca y está, elaborada con productos artesanos y biológicos de primera calidad.

El restaurante Yerbabuena, en la calle Bordadores, 3, junto a Sol, se autodefine como de alta cocina vegetariana. Presentaciones impecables que incluyen flores en el plato, además de cocina para vegetarianos, veganos y celiacos. Entre su selecta carta encontramos delicias como la vichysoisse de yogurt con sésamo tostado, tortita crujiente acompañado de algas agar-agar; el risotto de arroz integral biológico cremoso con boletus edulis, shitake y queso parmesano y semillas de amapola o el salmorejo fresco con guarnición de huevo cocido, chorizo vegetariano y cordón de aceite de oliva virgen extra.

Y para terminar, una rareza difícil de encontrar, un restaurante mabrobiótico, para los más radicales que se entregan a la filosofía Zen: La Biotika, en la calle Amor de Dios 16, en el que además podrás encontrar una tienda con productos orgánicos como algas o precocinados.

Si comer sano alarga la vida, con esta lista tendrás la longevidad asegurada.

Publicidad

Publicidad