Madrid

patricia-fernandez Por Patricia Fernandez

06 de junio de 2011

Estancias con Arte

Estancias con Arte

Apartamentos de lujo y muchas historias

Ver todas las noticias de Madrid

¿Quién, paseando por el centro de Madrid y mirando hacia ese cielo azul que lo caracteriza, no se ha topado con esas maravillosas azoteas con preciosas terrazas de algunos pisos del centro de la ciudad?. Imaginas cómo serán, los lujos que esconderán, tu mente redecora en un minuto esa estancia en la que seguramente te gustaría vivir, oteando los rojos tejados del Madrid histórico y descubriendo las miles de historias que esconderán esas paredes de siglos. Entonces te preguntas… ¿quién será el suertudo que vivirá allí?.

Si alguna vez has deseado dormir en esas habitaciones o desayunar es esas terrazas o incluso tomarte una copa mirando el cielo de Madrid, ahora puedes hacerlo porque la marca madrileña Estancias con Arte ofrece apartamentos en el centro que combinan el diseño, con el ambiente acogedor y la historia para que dejes de imaginar y vivías la experiencia por ti mismo.

Tras esta curiosa iniciativa se esconde el ingenio de Cristina Garrido, antigua creativa de la Sala Archie de Madrid que tanto éxito tuvo durante los años 80 y 90. Ahora, pone su creatividad al servicio de la nueva marca Estancias con Arte cuya definición queda enmarcada dentro del lujo, el arte y la excelente ubicación.

De momento son diez los apartamentos que ofrecen. Nosotros vamos a hablar de cinco porque sería extenderse demasiado, pero podéis conocer el resto en la página http://www.estanciasconarte.es.

El primero de ellos se llama El Pentagrama, se ubica en Ópera, a escasos metros del Teatro Real. Se trata de un estudio de 35 m2 con un ambiente muy acogedor y rodeado de una importante colección de instrumentos antiguos donada por el músico Chema García Martínez, además de partituras originales y detalles musicales. Colores llamativos como una cocina rosa y un sofá a rayas, y un cabecero formado con partituras originales, una mesilla que es un tambor hindú junto a un banco de meditación sufí componen una decoración inspirada en la música étnica.

Muy cerca, en la misma zona de Ópera, se encuentra otro apartamento con aire informal, se trata de Ópera Prima. El apartamento, según dicen, pertenece a una conocida actriz española que prefiere el anonimato. Una pequeña terraza da a las cristaleras ahumadas tras las que ensayan los músicos del Teatro Real y a los tejados rojizos del centro de la ciudad. Muchos libros que parecen haber sido rescatados del rastro, una hilera de discos de vinilo junto a un tocadiscos, láminas que reproducen cuadros de Miró, Picasso y fotogramas de películas, y muebles retro, de esos que destilan historias por los cuatro costados, como un armario de principios de siglo, sillas de oficinas estilo años 60, una preciosa chimenea de Milá, sillones de cuero años 20, una bañera con claraboya o unos asientos de terraza que fueron parte del decorado de la película Scoop de Woody Allen.

Mucho más tradicional es el loft del palacio del Marqués de la Vera construido en 1605 en la zona de Tirso de Molina. Acaban de restaurarlo, pero el estudio Urbex ha querido dejar la identidad castellana de aquella época en cada uno de sus rincones. El Aposento, que así se llama, ha conservado la barandilla de forja original como pasamanos que comunica el salón con la biblioteca del piso de arriba. Techos altos como los que se estilaban en aquella época, un precioso balcón toledano que luce en la fachada original, además de columnas o contraventanas que recuerdan aquellos castellanos ilustres del siglo XVII. 

En el mismo edificio también se encuentra La Trastienda. Más pequeño que el anterior y más recatado, viste su techo con vigas de madera y deja sitio para un estilo moderno que combina los rojos y los azules intensos donde hay espacio para unas escaleras, una biblioteca y una preciosa chaise longue blanca para poder descansar. Pero si buscas una casa que cuente historias, entonces tendrás que elegir La Casa del Poeta, el nombre promete, pero la historia que esconde entre sus paredes no defrauda en absoluto. Se trata del piso en el que el poeta nicaragüense Rubén Dario vivió cuando llegó a España en 1898. Los versos de su Salutación del optimista lo recuerdan en una placa en la fachada, junto a un balcón andaluz. El piso se compone de dos habitaciones donde los versos que eligen los clientes se extienden como si los hubiese olvidado en un descuido, así como la reproducción de su firma en una máquina de escribir antigua. Pero del resto nada queda del poeta, una decoración moderna en amarillos y verdes, y paredes blancas inmaculadas, salvo por el detalle de una pared pintada en negro donde se menciona el nombre del poeta en gigantescas letras blancas, una chimenea de piedra. Y, aunque parece diseñada para un público joven, son los estadounidenses quienes prefieren dormir en una casa en la que una vez vivió un poeta.

Además, Estancias con Arte te proponen originales planes como visitar el Bernabeu con un antiguo jugador del Real Madrid, visitar el Prado con experto en Velazquez o una cena romántica a domicilio, además de la posibilidad de comprar todo el mobiliario que te guste del apartamento. 

Aprovecha la oportunidad de alojarte por unos días en un apartamento envidiable por el mismo precio que te costaría una noche de hotel.

 

Web. http://www.estanciasconarte.es

Publicidad

Publicidad