Madrid

nacho-cabana Por Nacho Cabana

01 de enero de 2012

Nacho Cabana

Nacho Cabana

Nacho Cabana, redactor de la sección de cine

Ver todas las noticias de Madrid

Escribí mi primera novela-río a la tierna edad de 10 años “Colonos” y un año después escribí, dirigí y protagonicé mi primer corto en Super-8 “El puente de Clayford” a la vez que adaptaba para la escena teatral “Misterio en el Castillo del terror”, obra iniciática de la saga “Los tres investigadores”. A los 16 años dirijo el corto  No eran de bellota  sobre un hombre que se convierte en jamón sin explicación aparente y después ingreso en la Facultad de Ciencias de de la Información, rama de Imagen, en donde formo el Grupocho especializado en hacer cortos con el honorable fin de desnudar a las compañeras de clase.

Al acabar la carrera empiezo a trabajar de guionista, creador, coordinador de guiones y/o productor ejecutivo de series televisivas de las que ya no se hacen: “Colegio Mayor”, “Médico de Familia”, “Compañeros”, “Policías en el corazón de la calle” al tiempo que gano el  Premio Ciudad de Irún dos veces en diez años  en 1993 por el cuento “Los que comen sopa” y en 2003 por la novela “Momentos Robados” y escribo los guiones de los largometrajes No debes estar aquí (2002), dirigido por Jacobo Rispa y Proyecto dos (2008), dirigido por Guillermo Groizard

En 2004 lo dejo todo y me voy a recorrer el mundo empezando en Brasil y acabando en Camboya un año y medio más tarde. Entre medias, escribo, dirijo, produzco, edito y hago el sonido del documental sobre lucha libre mexicana Tres caídas (2006) que es presentado en la edición del Festival de Sitges 2006. Me caso con una mexicana al año siguiente y voy trabajando de free lance en diferentes proyectos hasta que agarramos un avión y nos plantamos en el D.F. donde escribo un culebrón para intelectuales titulado “El sexo débil” y una serie de acción llamada “La teniente”. Un asalto a mano armada, varias balaseras y demás costumbres locales nos hacen regresar a España e instalarnos en la República Independiente de la Barceloneta en donde me podéis encontrar cada mañana frente al mar tomando café y notas para nuevas historias.

Publicidad

Publicidad