Restaurante La gastrocroquetería de Chema en Madrid - Calle Segovia, 17

patricia-fernandez Por Patricia Fernandez

23 de abril de 2012

Cómo una croqueta se apoderó de mi alma

Cómo una croqueta se apoderó de mi alma

La gastrocroquetería de Chema

Ver todas las noticias de Madrid

Sin mentar abuelas ajenas, ni tampoco la propia, que ya se sabe que son un dechado de virtudes en la cocina,  La gastrocroquetería de Chema es uno de esos rincones escondidos donde uno pierde la razón y el entendimiento al servicio del paladar. Cierto es que la croqueta alcanza en mí un estadio de perdición absoluta que me arrastra irremediablemente hacia ella sin barajar otras opciones taperas, por muy sugerentes que pudieran parecer. Así que en un paseo dominguero por la madrileña calle Segovia he descubierto mi templo, mi altar personal al que rendir culto en los próximos aperitivos de fin de semana.

Como bien apunta el dicho: “lo bueno o es pecado o engorda”, y aquí podremos estar absolutamente seguros que haremos las dos cosas. Auténticos pecados terrenales, pero tan deliciosos que parecerá que estás en el cielo, son los que se sirven en este templo del rebozado de la mano del chef valenciano Chema Soler que apenas lleva un año abierto.

Entre paredes encaladas de aspecto rústico, apenas unas pocas mesas permitirán disfrutar de su gastronomía, rodeados de una decoración simple, elegante y cosmopolita apto para el público ambulante por el barrio de La Latina.

Y, aunque su carta no se ciñe exclusivamente al rebozado, sería imperdonable no abandonarse a su variada y atrevida oferta. Aquí encontraremos desde las recetas más tradicionales hasta algunas innovaciones, que demuestran la maestría de su chef con ejemplos como las croquetas de setas sobre tomate caramelizado y parmesano, las croquetas de mejillón tigre en curry rojo sobre salsita de tomate picante, de sepia en su tinta gratinadas, las de sobrasadas con chocolate o las imperdonables de cocido sobre hummus con matices picantes y crujiente de zanahoria. Croquetas de alto nivel gastronómico al igual que sus cazuelitas de lasaña de confit de pato con besamel de naranja, de vieiras braseadas con huevos a la flamenca o platos como el tiradito de pez mantequilla, turrón de foie, coca de maíz con verduritas o una reinterpretación del gazpacho manchego que le valió el subcampeonato en el IX Concurso Nacional de Cocina Aplicada al Langostino de Vinaroz.

Los domingos y festivos, Soler no puede evitar rendir un homenaje a su tierra natal con su repertorio de arroces: Impresionante el arroz cremoso de calabaza, setas y solomillo ibérico o el arroz negro de calamares y langostinos.

Atrévete a pedir las croque-postre: croqueta de galletas maría sobre crema inglesa o de chocolate con leche acompañada de bavarois de naranja, todo un legado de buenos sabores.

Prometo rendirle culto siempre que me sea posible.

 

Dónde: Calle Segovia, 17

Tel. 91 364 22 63

Precio: Menú degustación entre 16 y 25 € 

Publicidad

Publicidad