Madrid

patricia-fernandez Por Patricia Fernandez

06 de mayo de 2011

Bares de famosos

Bares de famosos

Tapas de Bardem, cócteles de Iñaki Font o crepes made in Fele Martínez 

Ver todas las noticias de Madrid

El famoseo que invierte en la capital en el ocio gastronómico desenfadado cada día es más abundante. Puede que sea una buena opción al declive que experimenta el cine y el teatro, una manera de ganarse la vida como otra cualquiera, pero lo cierto es que no hay bar de famoso que no rellene su aforo hasta las trancas, especialmente los fines de semana, ¿cotilleo por parte del personal de la zona que espera ver al famoso de turno?, pues no lo sé ciertamente, pero lo que está claro es que si no tuvieran algo que ofrecer diferente es seguro que con los tiempo que corren se irían al garete.

En Travelarte hacemos un pequeño recorrido por algunos de los bares de famosos más conocidos.

Miriam Giovanelli, una preciosa actriz italiana que ha paseado su arte por varias series de Antena 3 como ‘Sin tetas no hay paraíso’, ‘Física o Química’ o ‘Gavilanes’, además de participar en varias películas como ‘Mentiras y gordas’ o ‘Todas las canciones hablan de mí’, ha decidido abrir, no hace mucho tiempo Los Olvidados (Palma 69), junto con tres amigos, en el barrio de Malasaña. Ubicado en el antiguo estanco donde se rodó la película ‘Amantes’, de Vicente Aranda, ha conservado su fachada, el mostrador –reconvertido ahora en barra-, las columnas y un precioso suelo hidráulico como escaparate de un curioso local de tapas donde la estética de lo cutre se halla en su máximo esplendor. ¿Cómo puede ser que la apariencia de mugriento pueda tener tanta aceptación?, pues lo cierto es que la tiene, y mucha, especialmente para el público malasañero. Eso sí, con firma, porque la mugre debe ser sólo aparente. La decoración de las sillas de hierro con piel cosida a mano de ambiente industrial, las mesas de metal, el sofá Chester y la mesa de Flag, aportan un estilo vintage, tengo que reconocer, la mar de pintoresco y agradable, vamos como si estuvieras en el bar del barrio de toda la vida. Las tapas son de otra calaña, mucho más cuidadas, lo que se dice: tapas de autor de aires mediterráneos pero con estilo. Entre la carta encontramos volcán de morcilla con pisto manchego y huevo de codorniz, tartar de atún rojo con aguacates o rabo de toro deshilachado con espuma de espinacas, entre raciones más humildes de cuna, que no de sabor, encontramos las croquetas o el salmorejo al pesto.

Muy conocido es el bar que regenta la familia Bardem y del que ya hablamos en Travelarte. La Bardemcilla, en la calle Augusto Figueroa, 47, en pleno Chueca, triunfa como pocos. Entre fotos familiares y guiños cinéfilos en las paredes, el local destila un aire a tasca de toda la vida renovada con buenas tapas como “Huevos de oro estrellaos”, la especialidad de la casa, “Mas que jamón…boquerón” o “Croquetas jamón, jamón”. No es ni caro ni barato, ni mejor ni peor, es decir, es una opción más de las muchas que ofrece este barrio.

En la calle Ballesta 6, apenas hace 10 meses que se inauguró Santamaría, La coctelería de al lado. Uno de los dueños es el televisivo Iñaki Font, quien pudimos ver en el ‘Internado’, ‘El comisario’, ‘Compañeros’ o ‘Un paso adelante’, y que ahora se ha atrevido a reformar un antiguo prostíbulo en coctelería clásica de ambiente de moderno. Una larga barra de cuero negro, mobiliario vintage -como mandan los nuevos cánones interioristas- mezclado con toques de diseño, buena música tranquila que permite hablar sin chillarse y, lo mejor: estupendos cócteles de la mano del premiado coctelero Daniel Verdú que se atreve con un Made in Japan elaborado con sake, whisky japonés, Nika y limón. Una auténtica delicia.

De la creperie La Rue, en Espíritu Santo 18, también nos hemos hecho eco en Travelarte, cuando hace apenas un año los actores Silvia Rey, Paco León y Fele Martínez, decidieron montar una pequeña creperie take away  y una tienda delicatesen de productos franceses en el barrio de Malasaña. La tienda es una monada, recrea una calle típica parisina con farolas, toldos de rayas y un pequeño carro ambulante de crepes que hace las veces de cocina. Nada de crepes de toda la vida, en La Rue se improvisa con crepes de autor como el de pollo con raclette y pasas o morcilla con huevo y compota de manzana. Además también ofrecen batidos naturales. Y, si tenemos suerte, a lo mejor podemos sentarnos en una de las sillas que se encuentra en el interior, son pocas y están muy solicitadas.

Por último, uno de mis bares de copas preferidos, El fabuloso, muy cerca de la Plaza de la Luna. Su dueña es una de las antiguas Killer Barbies, Silvia Superstar, reconvertida en empresaria que ha sabido sacar a este local de dos plantas uno de los mejores bares de copas de la zona de Ballesta. Decoración vintage a lo bestia, es decir, como si estuvieras sentado en el salón de la casa de ‘Cuéntame’, con espejo de latón, sofá de sky, mesa de centro de metal y  lámpara de abuela incluida. Pero lo mejor son los prodigiosos mojitos y una selección de música con dj en vivo que recuerdan a los guateques de los 60 y que dan un rollito muy animado diferente.

Publicidad

Publicidad