Madrid

patricia-fernandez Por Patricia Fernandez

16 de diciembre de 2010

Champan y ostras en un mercado

Champan y ostras en un mercado

El nuevo concepto del Mercado de San Miguel

Ver todas las noticias de Madrid

Al estilo de los mercados europeos, el mercado de San Miguel ha pasado de ser un mercado tradicional de toda la vida a uno de los atractivos turísticos más recientes de la capital. La vida este mercado comenzó en 1916 cuando se decidió cubrir parte de la plaza donde se ubicaba al aire libre el antiguo mercado. Es el único ejemplo de mercado de hierro que ha llegado a nuestros días, después de desaparecer el mercado de La Cebada y Los Mostenses, de ahí que esté considerado como Bien de Interés Cultural.

Lo cierto, es que este mercado a pesar de seguir conservando algunos puestos de pescado, quesos, salazones, yogures, e incluso flores, le queda poco de aquel ajetreo incesante de señoras pidiendo la vez. Este mercado  incluye mucho más glamour y un ambiente más chic, muy parecido al que ya existe en otros países europeos, una estética cuidada al máximo que imita a los antiguos puestos de mercado pero que se diferencia con creces en la calidad y en el precio.

Ahora, los puestos ofrecen productos gourmet, excelentes escaparates donde uno se pierde, apetece probar una cosa de cada y en los que la buena colocación en las vitrinas te atrae irremediablemente, eso sí, el diseño y la calidad se pagan. Este mercado se podría definir como un Centro de Cultura Culinaria, donde además de comprar, catar e informarte sobre el producto puedes aprender, apuntarte a cursos, recibir juicios gastronómicos, e incluso tapear. De hecho, el “nuevo tapeo” es la principal actividad que se puede encontrar en el mercado. Una manera innovadora de ir de cañas donde lo que se impone primero es ojear los puestos, una vez elegida la tapa, o las tapas, en varios de ellos, puedes sentarte tranquilamente en una de las mesas centrales con tu bandejita mientras catas uno de los excelentes vinos de la tierra. Aquí te puedes gastar desde 5 € a 50 €, tú pones el límite, tienes desde una tapa de boquerones en vinagre hasta un puesto únicamente dedicado a las ostras y el champagne. Pero cuidado, con tanta oferta gastronómica va a ser difícil contenerse.

Cientos de delicatesen que no defraudan, un ambiente algo turístico, especialmente los fines de semana, pero muy a la moda.

 

Dónde: Mercado de San Miguel. Plaza de San Miguel

Web: http://www.mercadodesanmiguel.es/

Publicidad

Publicidad