Restaurante El brunch en Madrid

patricia-fernandez Por Patricia Fernandez

28 de junio de 2012

El Brunch en Madrid

El Brunch en Madrid

Pequeños lujos gastronómicos

Ver todas las noticias de Madrid

¿Qué es el Brunch?, pues en esa hora, en la que es demasiado tarde para desayunar pero demasiado pronto para comer, apetece algo entre dulce y salado. Lleva mucho tiempo instaurado en otras ciudades europeas como Londres,  París o Ámsterdam, pero aquí ha tardado más en llegar. 

Importado desde Nueva York, el término resulta de unir las dos palabras inglesas breakfast –desayuno- y lunch –comida-. Dicen que la idea no es nueva, sino que proviene del siglo XIX cuando para paliar la resaca del fin de semana, la gente necesitaba algo más fuerte que un desayuno. Otros achacan la idea a los campesinos norteamericanos quienes reponían fuerzas ahorrando tiempo en una única comida.

Sea como fuere, lo cierto es que el brunch está de moda en Madrid y empieza a hacerle competencia al tapeo, por ello hemos buscado los mejores sitios dónde disfrutarlo.

El restaurante Olsen, en la calle Prado, 15, lo saca desde hace seis años. Viandas nórdicas como pato confitado en su propia grasa y queso brie sobre una rebanada de pan brioche y puré de higos, cuatro bagels horneados por la mañana y, si se desea, aunque fuera de la carta, podemos amenizar la comida con una selección de 80 vodkas, aunque precisamente no es lo mejor para los resacosos. Todo por 23 €.

Olsen

Para los más trasnochadores en Toma Madrid, en la calle Conde Duque, 14, encontrarán un estupendo bloodymary como mandan las viejas costumbres bruncheras. Completa el desayuno bollería casera, café, unos huevos sobre dos tostas, jamón ibérico, sala holandesa y patatas asadas. Tenemos la opción de los burritos rellenos de huevos revueltos, queso cheddar y salsa ranchera con guacamole y patatas, o una opción más americana como es la presa ibérica, huevos fritos, bacon y patatas. El precio es de 18 €.

Toma Madrid

El Hotel InterContinental Madrid, en el Paseo de la Castellana, 49, los domingos entre las 13:30 y las 16:00 horas, los comensales pueden asistir en vivo a la preparación de platos exóticos como sushi o el tartar. Una vez al mes se decanta por un brunch temático. De fondo, un recital de música clásica en directo y un animador infantil  se encarga de que los niños no se aburran. El precio es de 55 €.

Hotel Intercontinental

Mucho más dulce es la selección de muffins, napolitanas o croissants caseros que ofrece el Ene gastrobar, en la calle Nuncio, 19. También acompañado por un bloodymary para mitigar dolencias nocturnas, cuentan con cuatro entrantes y cuatro principales a elegir entre los que destaca una estupenda pastela de pollo, un carpaccio de frutas con muesli casero caramelizado y yogur griego, huevos benedictine, surtido de sushi o brocheta de cebón con especias árabes y ceviche de pez mantequilla, por un precio de 19 €.

Ene Gastrobar

En el vanguardista Hotel Urban, en la Carrera de San Jerónimo, 34, su Glass Bar ofrece los domingos de 11:00 a 15:00 horas, por un precio de 37, 45 €, un brunch ligero a ritmo de funky, soul y pop. Un buffet de platos fríos dulces y salados y un plato caliente a elegir. No podían faltar los cócteles por lo que éste local es conocido. Y para los más sibaritas, champán con ostras.

Hotel Urban

Fieles al brunch verdadero, el Café Oliver, en la calle Almirante, 12, sirve por 25 € un completo desayuno compuesto por zumo de naranja o sandía natural o café, acompañado de huevos revueltos con emmental, rotos con beicon o benedictine, escalfados con jamón y salsa casera. Además se añaden unos buenísimos pancakes con sirope de arce, ensalada de fruta, ensalada césar o una cheeseburguer, si es que el estómago aguanta tanto trote.

Café Oliver

En el Hotel Ritz, en la Plaza de la Lealtad, 5, el brunch se hace desde 1987. También los domingos hasta las 15:30 horas, un gran buffet con marisco, sushi, embutidos y una gran variedad de platos es una de las citas ineludibles de los asiduos al brunch. Por 89 € también se puede tomar en la preciosa terraza estilo Belle Epoque.

Hotel Ritz

También rodeados de lujo Jockey, en la calle Amador de los Ríos, 6, ofrece uno de los bruch más completos tras renovarse en 2011. Patrón inglés, lejos del bufet, en el que se sirve champagne o un dry martini para acompañar los huevos, quesos nacionales y de importación y las famosas ostras del lugar, por 75 €.

Jockey

Casi al mismo precio es el retro-bruch de Le Cabrera, en Bárbara de Braganza, 2. Decoración de vanguardia que rodea música swing de inspiración años 20 para servir tres platos a elegir: un muffin casero, huevos benedictine, o tosta de roast beef.

Le Cabrera

Mucho más asequible es el menú de Diurno, en San Marcos, 37. Puedes elegir tu menú entre todas las propuestas de la carta: muffins, cookie con chips de chocolate, o yogur de mermelada de fresa, o una ensalada waldorf, arroz cajún o un wrap de pavo con menta. Todo lo que quieras de la carta con un mínimo de 8 €.

Diurno

Los domingos y festivos el Hispano bar buffetPaseo de la Castellana, 78, fue uno de los primeros locales dónde se ofrecía el brunch en Madrid. Desde entonces, su menú no ha hecho más que crecer. Ahora podemos encontrar desde tortilla, pimientos de Guernika o ensaladas, hasta un cocido madrileño. El precio es entre 30 y 40 €.

Hispano bar

Por último, uno de los locales con más glamour para tomar el brunch es el Hotel Palace, en la Plaza de las Cortes, 7. El secreto, una ópera-brunch, es decir, desayunar mientras escuchas en directo La Boheme o Rigoletto. Un pequeño lujo de 73 € en el que se sirve una amplia variedad de platos como un surtido de ibéricos y quesos, mariscos, pescados o carnes como un estupendo solomillo a la parrilla con foie fresco.

Publicidad

Publicidad