Madrid

juan-miguel-garcia Por Juan Miguel Garcia

04 de octubre de 2012

Sala Tarambana

Sala Tarambana

Para todo aquel que quiera intentar de inculcar el espíritu de curiosidad gatuna a esos seres bajitos que suelen andar por casa, arrancarles de las garras de las endiabladas extraescolares y de la wii…

Ver todas las noticias de Madrid

Pues eso, como decía dos líneas más arriba, para todo aquel que quiera intentar de inculcar el espíritu de curiosidad gatuna a esos seres bajitos que suelen andar por casa, arrancarles de las garras de las endiabladas extraescolares y de la wii y que tenga un coche que se pueda plegar y guardar en la cartera, recomiendo la Sala Tarambana, en Aluche. Nuestra primera experiencia fue antes del verano con un sarao de rockanroll para pequeños. Y ahora ya estamos enganchados, nos escriben todos los meses, nos cuentan, les contamos, no como el gorila del chiste… 

No hemos podido volver, pero hay ganas. Tienen siempre en cartel algo para pequeños y varios algos para mayores. Y no es sólo teatro en el estricto sentido de la palabra. Desde Cabaret hasta aperitivos (que gustazo, teatro, dos cañitas y unas olivas) pasando por Cañizares (la de cámara café, no el portero, que a todo esto, seguro que la pobre mía seguro que tiene un nombre. De hecho es que sí, Esperanza Pedreño, me dice el gugel, (pero da igual, siempre será para todos la Cañizares) que ha impartido cursos de clown. Y el resto de algos, pinta a teatro independiente y transgresor, poco fácil. Pero bueno, basta de hablar de cosas que no conozco, que parezco tertuliano, hablemos de lo que vimos.

Un sitio pequeño y de difícil acceso, un café en la barra, un camarero grande como el estado de Nebraska haciendo globoflexia y en aquella ocasión el primer encuentro de nuestros pequeños entes con, entre otros, M Clan y Loquillo, en directo. Y es que aunque no estuvieran presentes, me atrevo a decir que sonaba casi casi igual de bien. La Casita de música se llama el espectáculo. Y muchos juegos y globos y los niños participan, y tiran caramelos (magnifico ensayo para la cabalgata de Reyes) y hay un bajo de madera y una batería de medio metro de alto y un escondite inglés al son del Sweet Home Alabama.

 Debido al lío que había montado ahí dentro, no pudimos hacer fotos pero tampoco es cosa de tirar del anodino googleviewstreetfindercomosellame, por lo que me atrevo a adjuntar una foto que hicimos, con tranquilidad, durante el café previo. El correcaminos y el coyote papirofléxicos (el corrector del Word se me ha cabreado, pero ahí queda eso).

 

Dónde: Calle de Dolores Armengot, 31

Tel. 91 461 83 34

Publicidad

Publicidad